poesía

Francisca Aguirre

LA SED

 

El caso es que a mí el agua no me gusta.

Claro que eso no es del todo verdad

hay momentos hay días en que tengo mucha sed

y en esas ocasiones el agua es un alivio.

Pero no es que me guste el agua

lo que sucede es que no soporto la sed.

En cuanto tengo sed no hay quien me pare:

Agua y agua y agua es como si quisiera ahogarme.

Y siempre  que me meto en esta aventura

acabo recordando los versos de Machado:

Bueno es saber que los vasos

nos sirven para beber;

lo malo es que no sabemos

para qué sirve la sed.

 

Algo dentro de mí siempre pregunta

¿no existirá algún sitio

                                               donde poder darle las gracias

al maestro?

EL OÍDO

 

Cuando escucho la música

Algo dentro de mí sufre una sacudida.

Siento que soy víctima de una estafa.

Claro que al mismo tiempo

Me invade un enorme agradecimiento.

Es decir la música estalla dentro de mi corazón

E inmediatamente yo quiero cantar.

Pero no hay forma. No hay manera.

La música me habla y me habla

Pero mi cuerpo no me deja contestarle.

                                             Soy muda.

 

 

 

 

EL TACTO

 

Si digo la verdad

Va a parecer que estoy loca.

Pero después de todo

Quién sabe dónde se acaba la cordura.

Quién se atrevería a definir

La invisible línea

Que separa lo uno de lo otro.

Y por último

Quién conoce el instante

El minuto la hora

En que es mejor estar loco que cuerdo

O en que es preferible ser sensato y no loco.

 

Puesto que hablo de mí

Creo que es mejor la osadía del riesgo

Que la cordura o la sensatez.

 

El tacto en mi caso

Es como una novela de misterio.

Acercarme a la superficie de las cosas

Es como descender al origen del mundo.

Rozar la sombra de una hoja

Me parece la confirmación del Paraíso

Acariciar un animal me resulta tan familiar

Como la certidumbre del fuego.

                                            Lo vivo quema.

Qué asombroso es confirmar que la vida hace daño:

Apenas un roce y sangramos.

El tacto es como un vértigo

Tira de nosotros como tira el abismo

Y hay algo dulce e irresistible en su llamada.

 

Es el único río que regresa a su origen.

 

DIGESTIONES DIFÍCILES

 

He de reconocer que lo llevo mal.

Quizás lo que sucede es que la Historia

Interviene en casi todos mis procesos digestivos.

Todos venimos de algún sitio

Todos tenemos antecedentes

Y hay que reconocer que algunos de nosotros

(por otra parte gente de lo más corriente)

Tiene sin embargo un expediente muy poco usual.

Y claro este tipo de cosas ya se sabe

Cuando menos te los esperas

Pues van y te cortan la digestión.

Porque la digestión como es bien conocido

Es un proceso que exige reposo y calma.

Pero como decía mi abuela

No se puede tener todo en la vida

Es decir no se puede tener un historial como el mío

Y confiar que tu estómago funcione como un reloj.

Claro que a estas alturas del suceso

Lo que menos importa es nuestra víscera

Tampoco importa mucho el alimento que ingerimos.

Lo que nos atropella

Lo que nos hace tener el estómago en un puño

Son los ojos enormes de ese niño

Que nos mira comer desde el televisor

Sin apenas poderse sostener sobre sus piernas.

 

 

EL GUSTO

 

Sorprendente e inasible

El sabor es el gran narrador de nuestro cuerpo

Cuenta historias tan asombrosas como las de Las Mil y una Noches

Un suave paladeo

Y hemos vuelto a la infancia

No sabemos si para bien o para mal.

Nos quedamos perplejos

Estañados y estáticos

Ante la dimensión que se levanta en nosotros

Mientras saboreamos lentamente

El trocito de pan teñido por el verde aceite.

Qué saltó en el vacío

Qué manera distinta de estar en el mundo

De mirar hacia el cielo mientras cae el diábolo

Y nuestras trenzas giran

Como giraban los columpios en la feria.

Todo es sabor mientras leemos Piel de asno

Un sabor agridulce y tembloroso

Porque sabemos cómo acaba el cuento.

El sabor milagroso de la risa

Y el amoroso sabor de nuestras lágrimas.

El sabor y sus mágicas historias.

Los trocitos de chocolate siempre tenían

El sabor palpitante del castillo de irás y no volverás.

 

Qué manera indecible de contarnos historias.

 

 

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

 

Fue mi padre un hombre

alegre donde los haya.

Nació para pintar y eso hizo.

Nació también para disfrutar

Y también hizo eso.

Amó en su vida varias cosas:

La pintura, la justicia

                               Y a mi madre.

Tuvo tres hijas

Y eso lo convirtió en un hombre feliz.

La tragedia de la guerra civil del 36

                                               Contribuyó  a demostrar hasta qué punto amaba la Justicia.

Psará a la posteridad como

                                              Un magnífico pintor republicano

Al que la dictadura franquista

                                             Asesinó en 1942 por defender

A un Gobierno legítimo.

Mi infancia son recuerdos de sus cuadros

                   Sus canciones su risa su amor por mi madre

Y algunas horas terribles

                                          Que recordar no quiero

 

 

LAS CICATRICES

 

No puedo recordar

La primera vez que vi el mar

Ni puedo recordar

La última vez que vi a mi padre.

Tal vez porque no se pueden recordar

El deslumbramiento del milagro

Ni el encuentro con el horror.

COMPARTE

DIFUNDE

DESCARGA LIBRE

"LOS SENTIDOS"